SI COMES AJO Y MIEL EN AYUNAS, POR 7 DÍAS, ESTO LE PASARÁ A TU CUERPO.

Cargando...

El  ajo es el regalo más poderoso que nos da la naturaleza actualmente, y es uno de los ingredientes de alimentos más comunes en las cocinas alrededor del mundo.

Pero, adicionalmente al delicioso sabor que le da a nuestras comidas, el ajo es muy útil para tratar numerosos malestares, especialmente cuando se usa crudo.

El ajo tiene la habilidad de prevenir “casi cualquier malestar”, pero más allá de eso, también tiene propiedades curativas que ya son bastante conocidas:

Baja la presión alta y regula los niveles de colesterol, previene enfermedades coronarias y ataques al corazón. Además, inhibe el desarrollo de aterosclerosis.

El ajo es un remedio común también para malestares menores, tales como rinitis alérgica, la diarrea del viajero, el resfriado común, la gripe, picadas de insectos e infecciones por hongos.

Además, se usa para controlar los síntomas de la osteoartritis, diabetes, y próstata agrandada.

Cargando...

Uno de los grandes beneficios del ajo es su potencial para mejorar el sistema inmune y eliminar toxinas. Cuando se combina con cebolla y jengibre, el ajo es muy efectivo para hacer desintoxicaciones; incluso esta mezcla es excelente para personas en quimioterapia.

PERO, ¿CUÁL ES LA MEJOR FORMA DE USAR EL AJO?

Siempre úsalo crudo, ya que el calor descentraliza la alicina, el ingrediente activo del ajo. Aplástalo y tritura los dientes de ajo, y déjalos reposar unos 15 minutos antes de agregarlos a tu comida. Triturar el ajo, por el contrario que el calor, potencia la disponibilidad de la alicina.

El mejor momento para comer ajo es antes de que bebas o comas cualquier otra cosa, ya que un estómago lleno no puede absorber los nutrientes del ajo adecuadamente.

Cargando...
loading...

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *